Trayectoria

Descarga nuestra Memoria de la primera década (descargar) y la Memoria 2010-2015 (descargar)

t1

A comienzos del 2000, un grupo de profesionales con experiencia en ámbito marítimo portuario y conocimientos pedagógicos fundamentales, sentaron los cimientos de la carrera de Ingeniería Civil Oceánica. En aquellos tiempos, se impartían cursos de especialización en ingeniería oceánica en destacadas universidades extranjeras, sin embargo, en Sudamérica y particularmente en Chile, no existía institución alguna que formara profesionales especializados en esta área. Es en ese contexto que la Universidad de Valparaíso incorporó esta innovadora línea de desarrollo al alero de la Facultad de Ciencias del Mar y de Recursos Naturales.


t2

Eran tiempos en que el desarrollo de esta disciplina en Chile ya no parecía imposible. El horizonte se expandía en magnitudes que entonces no podíamos imaginar, desde las costas americanas hasta la avanzada insular en la Polinesia. Un escenario donde los ​aspectos económico, social y ambiental del entorno costero eran cada vez más valorados a escala nacional y por supuesto global. En ese escenario resultaba imperativo formar profesionales capaces de proponer un desarrollo inteligente del territorio costero; profesionales preparados para fundir los aspectos funcional, estructural e hidráulico propios del diseño de obras marítimas, bajo un enfoque multidisciplinario. Ese desafío lo enfrentamos con pocos medios, muchas veces en la adversidad, pero convencidos de hacer una contribución innovadora al desarrollo del país.


t3

El creciente desarrollo costero impulsado por instituciones de índole privado y público ha generado una demanda de especialistas en el mercado nacional, y es ahí donde nuestros egresados han creado un espacio desde el cual aportan con su calidad y profesionalismo al mejoramiento de la gestión de infraestructura costera y, consecuentemente, a la calidad de vida en toda la Nación. Hoy podemos afirmar que la ingeniería oceánica es una especialidad posicionada en el ámbito nacional. A través de nuestras aulas han pasado generaciones de estudiantes, cuyo recuerdo nos lleva a evocar un Chile diferente, ese de comienzos del siglo XXI, digital, pero no tanto. Un Chile que se abría al mundo y demandaba desarrollo de infraestructura costera. Hoy, seguimos siendo la única Escuela de Ingeniería Civil Oceánica en Sudamérica, jóvenes de una nueva sociedad se entrenan para un futuro cuyo destino sigue siendo el mar.