Acreditación

Carrera Acreditada por 5 años
desde Dic. 2016 a Dic. 2021
Impartida en Valparaíso y Santiago, jornada diurna y presencial.
Agencia AcreditAcción.

Redes Sociales

FacebookTwitterGoogle BookmarksRedditLinkedin

El poder de las olas puede ser una nueva fuente de energía renovable para Chile

PDF
Imprimir
E-mail
Modificar tamaño de letra:

Una empresa finlandesa busca socios para instalar una planta en nuestro país, mientras que otro grupo local tiene su propio proyecto en la zona de Concón.


A la hora de buscar fuentes de energía alternativas a las convencionales, el viento y el sol han surgido como las principales opciones, pero hay una tercera a la que recién se le está prestando atención: las olas del mar.

Actualmente hay diversos proyectos experimentales que buscan demostrar que ellas podrían ser una atractiva fuente energética, lo que ha sido denominado como energía undimotriz.

Uno de los más avanzados es la tecnología WaveRoller, de la compañía finlandesa Aw Energy, que ya tiene en marcha un proyecto experimental en Portugal, a unos 800 metros de la costa.

El dispositivo consiste en un panel oscilante que con la ayuda de un sistema de bombas hidráulicas convierte la energía de las olas en electricidad.

“Operarán en áreas cerca de la costa a profundidades entre los 8 y 15 metros. El vaivén de las aguas producido por las olas pone el panel en movimiento. Y como se encuentra anclado al fondo marino tiene un bajo impacto visual”, destaca Erkki Kasanen, business manager de Aw Energy, quien presentó el proyecto en Chile durante el reciente seminario Soluciones Nórdicas en Eficiencia Energética y Energías Renovables, organizado por las embajadas escandinavas.

La idea de los paneles le surgió al buzo profesional finés Rauno Koivusaari, mientras exploraba un barco hundido. En ese momento le llamó la atención una pieza metálica de forma rectangular que se movía hacia adelante y luego hacia atrás, armónicamente, impulsada por las olas del mar. Se le ocurrió entonces si esta tecnología podría aplicarse para la producción de energía y tras varios diseños se llegó al WaveRoller.

Un dispositivo mejorado, óptimo para la explotación comercial, podría estar listo en un año más, adelanta.

Y no son los únicos preocupados del tema. “Hay varias compañías como la nuestra, que están en condiciones de comenzar sus operaciones comerciales muy pronto -asegura Kasanen-. Hay grupos en Europa, Estados Unidos y Australia trabajando en el tema”.

En Aw Energy ya están buscando el potencial de generación en otras regiones como Chile, destacando que hay varios puntos en la costa, entre Iquique y Valdivia, donde podrían instalar su tecnología. “Ustedes tienen el recurso y la necesidad”, precisa. Actualmente exploran la posibilidad de formar un consorcio con otras empresas chilenas de generación.

En paralelo, un equipo nacional liderado por el ingeniero de ejecución informática Eduardo Egaña está trabajando en tecnología propia para aprovechar la energía undimotriz.

Su dispositivo, bautizado como Wilefko, también contempla un sistema de paletas, pero a diferencia del proyecto finlandés, son de tipo cóncavo y se instalan prácticamente en la línea costera. “Vamos en la zona de rompiente por lo que el costo de instalación es bajo, ya que no necesitamos barcos especializados”, cuenta Egaña.

Las paletas se instalan a una profundidad no mayor de 5 metros y a una distancia de entre 50 y 100 metros desde la orilla. “Nuestra mayor ventaja competitiva es que almacenaremos energía en forma de aire comprimido, entonces podremos entregar la energía en los peak de la demanda, no de acuerdo al recurso disponible”, asegura.

Tras obtener buenos resultados experimentales, el proyecto fue presentado a la comunidad científica en un taller realizado en octubre en la U. Austral.

“Estudiamos 9 localidades con la aplicación del dispositivo y nos permitió calcular que con una instalación de 20 MW se podría haber rescatado en los últimos 5 años 175 mil MW hora anuales”. Con 37 de ellas generarían lo que consume el 25% de la zona residencial de Coquimbo y La Serena, afirma.

La tecnología Wilefko fue puesta a prueba en la zona de La Boca de Concón.

Los paneles de WaveRoller están fijos bajo el agua, por lo que no afectan a las especies marinas. Cada panel produce 350 kW. Se estima que para obtener 10 MW, cantidad suficiente de energía para alimentar una población pequeña, se necesitarían 30 dispositivos.