Acreditación

Carrera Acreditada por 5 años
desde Dic. 2016 a Dic. 2021
Impartida en Valparaíso y Santiago, jornada diurna y presencial.
Agencia AcreditAcción.

Redes Sociales

FacebookTwitterGoogle BookmarksRedditLinkedin

Rescatan el muelle salitrero Melbourne Clark de Antofagasta para convertirlo en un paseo

PDF
Imprimir
E-mail
Modificar tamaño de letra:

MOP ya licitó los trabajos de restauración, que recuperarán un espacio que desde 2010 estaba cerrado por daños en su estructura.

alt

 

En la bahía San Jorge de Antofagasta sobrevive, a duras penas, la única estructura en su tipo de la época del auge salitrero aún en pie: el muelle Melbourne Clark -llamado así por la compañía anglochilena a la que perteneció-, construido en 1872 con bases y estructura de rieles de ferrocarril, cubiertos por maderas de pino oregón.

 

Este monumento nacional está cerrado al público desde 2010, para evitar los continuos destrozos y el robo de sus maderos por parte de vagabundos que usaban el lugar para dormir y que los usaban para hacer fogatas.

 

A esto se agrega que el muelle tenía serio riesgo de derrumbe por el socavamiento de su estructura, por la acción del mar, el óxido y los numerosos sismos que ha enfrentado a lo largo de su historia. La suma de estos problemas privó, finalmente, a los antofagastinos de un lugar que era usado como paseo, para la pesca y para bañarse en el mar.

 

Eso hasta ahora, porque la Dirección de Obras Portuarias del MOP adjudicó al consorcio Besalco y Dragados la recuperación y remodelación del muelle, trabajos que se extenderán hasta marzo de 2014. “Será un paseo peatonal con 2.050 m² de espacio público”, dice Rodolfo Gómez, seremi de Obras Públicas de Antofagasta.

 

Con una inversión de $5.627 millones, se instalarán nuevos pilotes para dar sustento a la estructura del muelle, de 136 m de largo y un ancho de 16 metros. Junto con ello, se recuperará el entramado de rieles que soporta la cubierta de madera.

 

“Lo más complejo de los trabajos es la instalación de los pilotes de fierro en el fondo marino rocoso, en la base. No se pueden sacar todos los antiguos. Se van a recuperar, eliminar el óxido, algas, y será recubierto con una película protectora antioxidante”, explica Rodolfo Gómez.

 

Luego se construirá el nuevo paseo con luminarias, sombreaderos, asientos, barandas de protección y señalética con información sobre su historia y entorno.

 

Desembarco

 

El muelle, ubicado a dos cuadras de la Plaza Colón (o de Armas) de Antofagasta, fue declarado Monumento Nacional en 1978 y es parte de la Zona Típica del barrio histórico de la ciudad, que reúne edificaciones de fines del siglo XIX y principios del siglo XX, entre ellas las del Ferrocarril Antofagasta-Bolivia y servicios públicos de la ciudad.

 

Construido para embarcar el salitre que se extraía en la zona, aún mantiene las grúas que cargaban el mineral en los lanchones que luego lo trasladaban a los barcos en la bahía.

 

Fue en este muelle donde el 14 de febrero de 1879 desembarcaron las tropas chilenas que incorporaron Antofagasta a la soberanía nacional. Aunque entre los historiadores locales no hay acuerdo respecto de si fue ese el único punto de desembarco.

 

“No hay consenso si fueron 200 o 500 militares que desembarcaron en Antofagasta, antes de la Guerra del Pacífico, o si solo lo hicieron por este muelle. Entre 1972 y 1973, se derrumbó un muelle fiscal, ubicado un poco más al sur, que también fue construido a fines del siglo XIX. Ahora solamente tenemos a este como último vestigio de la época”, remarca el historiador Héctor Ardiles, jefe de investigación patrimonial del Museo de Antofagasta.

 

    Fuente: El Mercurio, a través de www.dconstruccion.cl, revisado el 07-08-13