Acreditación

Carrera Acreditada por 5 años
desde Dic. 2016 a Dic. 2021
Impartida en Valparaíso y Santiago, jornada diurna y presencial.
Agencia AcreditAcción.

Redes Sociales

FacebookTwitterGoogle BookmarksRedditLinkedin

Entre países mineros, solo el Congo tiene la electricidad más cara que Chile

PDF
Imprimir
E-mail
Modificar tamaño de letra:

En Perú es la mitad que en nuestro país, y en Canadá es aún más barata.

 

Chile es un país de ingresos medios, que va camino al desarrollo, con una institucionalidad política que le ha valido el reconocimiento internacional. La República Democrática de Congo es el país más pobre de África, que tras ser una propiedad personal del monarca Leopoldo II de Bélgica, tuvo una conflictiva vida política, con dos grandes guerras en pleno siglo XX. ¿Qué tienen en común?

 

Son los dos países mineros con la electricidad más alta del mundo. En Congo, cada kilowatts producido cuesta 14,1 centavos de dólar, mientras que en Chile vale 12,1 centavos de dólar, según un estudio de Wood Mackenzie, la Agencia Internacional de Energía y McKinsey entre los 11 principales países mineros.

 

Esta comparación es poco decorosa, porque, no bastando con ostentar el poco alentador título de producir una de las electricidades más caras del planeta, las tarifas locales son muy superiores a las de aquellos países que por cercanía geográfica compiten directamente con Chile. Son el doble que las de Perú, nuestro contendor más cercano, y un 140% más que las de Canadá. Argentina y México también tienen precios sustancialmente más bajos que los chilenos.

 

“El sector eléctrico chileno ha tardado demasiado tiempo en adaptar la oferta eficiente de base a la demanda”, señala la ex secretaria ejecutiva de la Comisión Nacional de Energía (CNE), María Isabel González. Oferta eficiente es aquella -detalla- que puede generar a toda hora y a costos razonables; es decir, “centrales hidroeléctricas de embalse y termoeléctricas a carbón o gas natural”.

 

La escasez de esta capacidad de generación se debe a que los proyectos eléctricos de envergadura son rechazados por distintos grupos de interés.

 

De acuerdo con información del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), en el actual gobierno se han aprobado 2.488 megawatts (MW) de energía base -es decir, se excluyen las energías no convencionales y los proyectos HidroAysén y Castilla, por estar paralizados-, lo que representa una caída de cuatro veces frente a lo registrado entre 2006 e inicios de 2010, período en que se dio luz verde a 10.567 MW en iniciativas de fuentes convencionales.

 

Como el país sigue necesitando energía a un ritmo de 5 a 6% más por año, se han instalado muchos equipos de emergencia, como centrales a diésel, cuyo costo es muy alto.

 

“Este escenario es cómodo para el Gobierno, ya que la probabilidad de racionamiento es baja y, por lo tanto, no hay costo político”, dice. También lo es para las empresas eléctricas, que debido al esquema de costos marginales, donde prima el costo de producir con la planta más cara del sistema -es decir, el diesel-, cobran más, explica González.


El reporte del Consejo Minero hace ver que la generación a petróleo es responsable del 20% de la energía del país.


A ello se suma una red de transmisión ajustada, producto de la falta de planificación y criterios cortoplacistas, que impide la entrada de nuevos actores y, por lo tanto, limita la competencia, agrega la ex titular de la CNE. Entre países mineros, Chile es el que más ha subido sus tarifas, del orden de 11% anual desde 2013.

 

Congo: solo el 7% de la población tiene luz

 

La electricidad en Congo es cara porque es muy escasa: sólo el 7% de la población tiene acceso a luz eléctrica y el 98% de la energía proviene de una única planta, la hidroeléctrica del río Congo.

 

En este país africano, siete de cada diez personas son pobres y la esperanza de vida es de 56 años. Según Ricardo Muhr, vicepresidente de recursos mineros de Antofagasta Minerals, que ha visitado el país africano, dice que el retrato que hace de él Mario Vargas Llosa en su novela “El sueño del celta” es bastante certero. En otras palabras, sigue siendo un país de gran precariedad institucional, con intensas tensiones internas, pero muy rico en recursos naturales.

 

Congo tiene abundantes reservas de carbón y petróleo, pero sus conflictos internos han hecho imposible explotarlos.

 

En Congo, cada kilowatts producido cuesta 14,1 centavos de dólar, mientras que en Chile vale 12,1.

 

 

    Fuente: El Mercurio, a través de www.dconstruccion.cl, revisado el 12-06-13

 


Última actualización el Miércoles, 12 de Junio de 2013 21:58