Acreditación

Carrera Acreditada por 5 años
desde Dic. 2016 a Dic. 2021
Impartida en Valparaíso y Santiago, jornada diurna y presencial.
Agencia AcreditAcción.

Redes Sociales

FacebookTwitterGoogle BookmarksRedditLinkedin

Energía mareomotriz: La experiencia coreana que podría llegar a Chile

PDF
Imprimir
E-mail
Modificar tamaño de letra:

La República de Corea se ubica dentro de los cinco países más desarrollados en materia de uso e investigación de este tipo de energías renovables. Una realidad que también podría ser aprovechada por nuestro país en la zona sur.

 alt

 

Ocupando lugares de avanzada a nivel mundial en el desarrollo, investigación y aplicación de la energía renovable mareomotriz, la República de Corea ha alcanzado la suficiente experiencia para compartir sus conocimientos con otros países, que, dadas sus condiciones geográficas con extensas costas, como es el caso de Chile, hayan manifestado su interés por contar con este tipo de mecanismos.

La energía mareomotriz -producida por las olas y las mareas- está aún en sus primeros estadios de desarrollo. Sin embargo, existe una gran energía en los océanos y su potencial se demostrará durante las próximas décadas.

Una de las razones por las que la República de Corea ocupa lugares de avanzada en materia de desarrollo de energía mareomotriz tiene que ver con que el año pasado el país finalizó la construcción de la mayor planta del mundo de energía generada por el movimiento de las mareas, capaz de proveer electricidad a medio millón de personas. La planta de Sihwa comenzó a funcionar a plena capacidad en el mes de diciembre.

Seis de los diez generadores de la planta eléctrica, que se localiza en la costa occidental surcoreana, comenzaron a funcionar de manera progresiva a manera de marcha blanca, pero una vez probadas sus capacidades comenzaron a operar todos los generadores de manera normal.

La instalación tiene una capacidad de generación de 254.000 kilovatios al día, lo que la convierte en la mayor planta mareomotriz del mundo, por delante de la de Rance (noroeste de Francia), que genera 240.000 kilovatios diarios y comenzó a operar en 1966.

 

Ahorro efectivo

Las primeras mediciones de los ahorros y las capacidades de la central de Sihwa demuestran que desde que comenzó a operar se ha reducido el consumo de crudo del país en 860.000 barriles anuales, además de evitar la emisión de 320.000 toneladas de CO2 a la atmósfera.

La central se instaló en el borde de un lago artificial frente al mar cercano a Seúl, y ocupa una superficie de 140.000 metros cuadrados. Diez turbinas de 25,4 megavatios y ocho compuertas operan en la parte inferior de esta estación de 15 pisos de altura, cuya construcción se inició en 2004 y ha supuesto un desembolso de US$ 335 millones.

El propio Presidente, Lee Myung-bak, destacó en su momento que esta nueva central es un símbolo de la intención de su gobierno por desarrollar las energías renovables. “Esta planta no es sólo un símbolo de crecimiento verde, sino que representa una tendencia que el mundo deberá seguir”.

Según el Gobierno surcoreano, durante el mandato de Lee, la República de Corea aumentó su autosuficiencia energética del 7 al 15% del total de sus necesidades eléctricas.

Con semejante nivel de experiencia y dado que Chile está buscando diversificar su matriz energética, es que en la última visita realizada por el Presidente Sebastián Piñera al país asiático en marzo pasado, no sólo visitó la planta de Sihwa, sino que además se determinó que ambos países firmaran un memorando de entendimiento para aplicar en nuestro país la tecnología en plantas de energía mareomotriz en la zona sur.

En una reunión que sostuvo con empresarios locales en Seúl, el Presidente Piñera señaló que el memorando servirá “para intercambiar experiencias” en este tipo de energías.

 

    Fuente: Ediciones Especiales El Mercurio, a través de www.dconstruccion.cl, revisado el 17-08-2012